lunes, 7 de mayo de 2018

El ciclo de la obsolescencia programada

Cada día es más evidente como nos fuerzan a no poder salir del círculo de la obsolescencia programada, no digo entrar porque ya estamos todos dentro y sin darnos cuenta.

Se hace sobre todo quitando funcionalidades que llevan con nosotros décadas y que no estorban a las mejoras que se van introduciendo, no todo lo que presentan como mejoras lo son, muchas son simples novedades para vender más pero sin utilidad real.

El proceso es el siguiente:
  1. Se declara una funcionalidad a extinguir, por ejemplo, las conexiones analógicas de los televisores o el jack de los móviles.
  2. Los productos que continúan ofreciendo estas funcionalidades son caros y de una calidad muy inferior a los de hace unos años, están hechos para no durar.
  3. A los pocos años se extingue la funcionalidad, total para como funcionaba en los productos que la tenían.
  4. Se les rompe los equipos a los que las habían comprado con las viejas funcionalidades, ya no hay repuestos.
  5. Un refinamiento de esta técnica es declarar a extinguir todo lo que pueda hacer que el usuario pueda reutilizar periféricos en futuros aparatos, así que también se declara a extinguir elementos muy recientes como el HDMI o DVI frente al Display Port, por ejemplo.

¿Hay algo que podamos hacer como consumidores?

Pues sí, aunque parezca que todo lo tenemos perdido no es así.
La principal arma que tenemos es el consumo responsable, no entrar en su juego y apurar la vida útil de los productos hasta mucho más allá de lo que el fabricante pretende.

Incluso, tal y como se están poniendo las cosas, no nos queda otra que aprender a reparar los aparatos, ya que una unidad nueva ni va a tener esas funciones ni va a tener esa calidad.



Es esta foto podemos ver un ejemplo práctico de todo esto, se trata de un televisor LCD de primeros de siglo, como podéis ver tiene todo tipo de conexiones, desde un HDMI, hasta euroconectores, VGA, conexión por componentes, salidas de audio, conexión de video compuesto (ésta no se ve pues estaba en el lateral).
También tiene botones físicos para el día en el que ningún mando a distancia funcione, cosa que suele ocurrirle a todos los televisores modernos al poco tiempo de finalizar la garantía.

Contrasta con los nuevos smart-tv de 2018, algunos de los cuales solo traen ¡UN HDMI!, modelos anteriores daban muchísimos problemas porque el sistema se ponían todo el rato a buscar si había algo conectado en los HDMI y otras conexiones... será por eso que lo han quitado (la excusa fabricada).

1 comentario:

  1. La lucha por el derecho a reparar es la de tu libertad, por el medio ambiente y por tus derechos como consumidor.
    https://www.xataka.com/moviles/la-lucha-por-el-derecho-a-reparar-avanza-en-california-centro-del-universo-tecnologico

    ResponderEliminar